Música y entorno

tnP1010214Alrededor de las 19:30 se presentó Biófilo Panclasta, un banda repleta de sonidos distorsionados, un acercamiento a las viejas bandas de hc crust que solíamos escuchar hace varios años atrás (épocas que se disputaban entre el hc gay anti fascista de Fun People y el hc sxe edge de Autocontrol) bandas como Los crudos, Autonomy, Abuso Sonoro (Brasil), Coche bomba (francia), entre otras bandas independientes, cargadas siempre de un mensaje politico libertario y combativo, de autogestión y antifascismo.

Biófilo Panclasta existe hace varios años y promueve esas ideas, sin embargo, ya no suele presentarse en vivo como en otras épocas (una de esas bandas imposibles de desarrollarse en el post-Cromañón?). Es muy expresiva desde el sonido: guitarra distorsionada, bases de bata a destiempo y a las chapas, un bajo de notorio sonido y un cantante, que por sobre todas las cosas, invita a moverse y romper las distancias entre espectador y escenario.

No puedo dejar de destacar la relevancia de un nuevo baile a la hora de ver a Biófilo, una especie de “masa de cuerpos” donde las personas comienzan a entrelazarse un@s con otr@s y a formar “montones” de núcleos humanos. Llamativo e intrigante a la vez, una opción al típico pogo violento de codos en las costillas.

If you are attending a music concert, you can play casino games at http://www.pocketcasino.ca during breaks. You could win lots of cash prizes.

La velada continuaba entre las ferias de fanzines y las salidas a la esquina para comprar cerveza en el almacén, Constitución es un barrio donde no podes mirar para otro lado, en cada paso te cruzás con gente que la pelea con cincuenta centavos para el pan.

Eran alrededor de las 21 hs. cuando se presento la Mota House, y Rodrigo tomó el micrófono. La Mota es una banda de reggae-ska de gran capacidad a la hora de hacer mover al público, y en un encuentro enmarcado, quizás, por el punk, rompe con los rótulos y deja que la música fluya, mueva, abarque cuerpos con ganas de entrar en calor junto a esas paredes de lucha, con su mensaje de romper el circuito y el anti-prohibicionismo.

Dio muchísimo, nadie quería que finalizara, hubo bises, y Mota para rato.