Jornada en Defensa

La línea que divide a las noches de los días es muy tenue, pero el fin de semana, ávida de masticar la vida, estuve despierta para pasar de una noche festiva a una tarde de resistencia con la certeza de que ten?ía que estar. El sábado fluctué entre musica, gente y fiesta, hacia el domingo, atravesando una madrugada caliente y pegoteada en la Casa Chorizo de la calle Humahuaca, un oasis donde confluyeron el soundsystem, la música electrónica y las plantitas, en medio de la urbanidad ,que como plaga, llena de cemento tapando la bohemia de las casas antiguas. Ahí atravesé una madrugada llena de mareos, charlas acaloradas y rogando que no llueva y que no se suspenda la Jornada en Defensa de la cultura Popular en Contra del Cierre de los Centros Culturales y que se llevó a cabo en el Parque Lezama , al día siguiente.